Uncategorized

Análisis de Conducta Infanto-juvenil

ANALISIS DE CONDUCTA

 

En el día a día informativo es cada vez más frecuente las conductas y comportamientos alterados en niños-jóvenes donde padres, profesores, amistades varias no quieren , no pueden o no saben valorar. Es por ello y desde una visión preventiva pediátrica /psicológica he decidido investigar dada por una diversidad de comportamientos y manejos educativos tanto parentales como formativos educativos escolares desde el inicio del niño en su crecimiento y desarrollo hasta su adultez.

No es mi intención debatir sobre la psicología forense pero sí, el tratar de buscar explicaciones al significado de TAP: Trastorno antisocial de la personalidad, su por qué y  buscar las diferencias entre psicopatía / sociopatía y neuropatología que, en reiteradas oportunidades sus conductas producen estragos en la sociedad desde el punto de vista de la conducta criminal.  También y para una mejor comprensión, resulta necesario incluir el “estado psicótico” dentro de los conceptos psicopatológicos que guardan relación con la comisión de delitos y crímenes diversos.

Se anexan links de interés para poder valorar el tema por expertos.

 

Diferencias en la actividad cerebral entre psicópatas y personas normales

       
   
     
 

 

 

 

 

 

 

 

 

ü       Psicopatía y Psicópatas: “Enfermedad” o disfunción psicológica = Variables internas, más tempranas (niñez), como consecuencia de disfunciones parentales (Padre, Madre o ambos) o de crianza temprana, que “impiden” o “inhabilitan” considerablemente el desarrollo de la empatía, la capacidad de arrepentimiento y refuerzan el egocentrismo (abandono emocional) y la compensación sádica del comportamiento con otros (malos tratos y abusos).

Ej.: corruptos, abusadores y agresores seriales.

El psicópata o el individuo poseedor de rasgos psicopáticos, no necesariamente es un criminal, de hecho la mayoría de los “psicópatas” están plenamente integrados a la sociedad, (Se desenvuelve de manera individual) 

 

ü       Sociopatía y Socio patas: “Enfermedad” o disfunción social “por y en contra de la sociedad o de lo socialmente establecido” = Variables externas, más tardías (adolescencia/adultez), como consecuencia de hechos o interacciones sociales específicas que trauman, resienten o influyen negativamente sobre el raciocinio, la emocionalidad y por ende de la conducta social

Ej. Terrorista, mafioso, crimen organizado, sectas, turbas, pandillero, sicario, resentido social, etc. (Se desenvuelve en grupo)

 

 Los investigadores que aplican el concepto tradicional concebirían la psicopatía como un amplio trastorno caracterizado por rasgos específicos, como son la falta de remordimiento y empatía, la tendencia a la mentira, egocentrismo, manipulación habitual, labia insincera, emociones superficiales, poca tolerancia a la frustración, relaciones interpersonales episódicas y tenues, estilo de vida parasítica, e inclinados a la violación persistente de las normas sociales. Muchos de esos criterios son difíciles de asignar por ser subjetivos para un psicópata, lo que encontramos es un individuo engañoso, manipulativo, narcisista (mantengan este criterio en mente), que carece de remordimiento y empatía.

 Por su parte (¡sorpresa!), se cree que el socio pata es capaz de sentimientos de culpa, de abrigar alguna forma de empatía y de desarrollar relaciones estables. Pero “solamente dentro de ciertos parámetros”.

 

 

 Por ejemplo, él/ella, profesarían lealtades a un grupo específico, pero no a toda la sociedad.

Ya que a ellos no les importan las normas sociales, las que rompen, con indiferencia, si, así hacerlo, les sirven sus fines.

 

Rasgos que son comunes a las clasificaciones de psicopatía y sociopatía

 

Ambos, los socio patas y los psicópatas, manifiestan:

  • A: una falta de interés en los sentimientos derechos de otros. Lo que, se cree que, generalmente, aparece desde la edad de 15 años o antes, y lo que se acompaña por la crueldad hacia los animales.

Esos rasgos, son distintivos y repetitivos, creando un patrón de mala conducta que excede lo aceptado, como simples travesuras de la adolescencia.

  • B: ambos, el psicópata y el socio pata, carecen de sentimientos de culpa o de remordimiento.
  • C: Ambos proyectan una ausencia radical de conciencia moral y son totalmente egoístas.
  • D: Ambos, con regularidad, ignoran las leyes, los códigos éticos y las reglas que a todos aplican, siendo indiferentes a poner en peligro — las propias — y las vidas de los demás.

De las características más salientes, algunos todavía sostienen, que el socio pata tiende a ser menos organizado en sus comportamientos que el psicópata, resultando ser más ansioso y fácilmente agitado / alguien quien es apto a vivir en la periferia social sin soporte económico sólido o persistente” niños de la calle”? niños homeless?? Aquí debería existir un registro social y una base de datos para menores de nativos y extranjeros para mejorar o evitar  la sociopatía.

 

Por la otra parte, algunos contienden que el psicópata se inclina a ser extremadamente bien dispuesto, discreto y manipulativo. Su personalidad manifiesta es, a menudo, carismática y encantadora, escondiendo la persona real que existe por detrás.

Y, como Kohut nos ilustrara — cuando hablara del narcisismo — si es cierto que los psicópatas no tienen sentimientos por los demás, ellos pueden imitar los comportamientos que los hacen parecer sinceros.

Muchos creen que, todos los factores siendo iguales, que uno tendería a confiar más en un psicópata que en un socio pata.

Lo aconsejable sería permanecer alerta, y desconfiado, frente a ambos tipos de individuos.

Debido a la difícil separación de unos y otros , la mejor organización en la personalidad del psicópata hace que éste, puede haber adquirido una educación más avanzada que la que regularmente obtiene el socio pata promedio, quien, probablemente carece de los atributos de la atención necesarios para lograr éxitos escolares.

Mientras que los psicópatas, pueden eludir y “volar bajo el radar” de la sociedad, aparentando mantener familias estables y trabajo productivo, el socio pata, a menudo, carece de los talentos necesarios para poder pretender comportamientos normales.

Desde el punto de vista de la criminología, las faltas cometidas por el socio pata son típicamente desorganizadas y espontáneas, mientras que las del psicópata son bien planeadas, lo que las hace más difíciles de detectar que las de los socio patas.

 

ü        Neuropatía y Neurópatas: “Enfermedad” o disfunción neurológica = Variables fisiológicas y estructurales (accidentes), malformaciones de nacimiento, radiaciones, abuso de sustancias, traumatismo de lóbulos, a nivel de corteza, etc.

 Ej. Personas que sufren accidentes cerebro vasculares donde se afecta el lóbulo frontal,” lo cual”,    puede  provocar cambios crónicos (agudos) en la personalidad y conducta de cualquier individuo, en cualquier momento y de manera irreversible.

 

ü       Estado Psicótico y Psicóticos: “Episodio psicopatológico agudo” (día de furia), muchas veces único, disfunción general circunstancial (perdida del juicio o desconexión temporal con la realidad) inducido o gatillado por el consumo y abuso de drogas o alcohol, lo cual provoca un efecto potenciador (amplificador) de rasgos limitantes, más comunes, que afectan la salud mental de las personas.

       Ej.: Femicida, algunos tipos de suicidas, asesinos en masa, homicidas circunstanciales, asesinos pasionales, etc.

En la misma, no se considera relevante la inclusión de variables biológicas o genéticas (absolutistas) debido a su carácter especulativo, que en pleno año 2011 y decodificado el genoma humano, sigue sin poder rendir evidencia científica objetiva, observable y concluyente, en cuanto a que la conducta criminal o la delincuencia y sus derivaciones sociales, estén relacionadas con la supuesta “existencia de genes o sub. genes” cómo factores predisponentes en las mismas. Que por lo demás, en su gran mayoría no son más que constructos consensuales delimitados por el derecho penal, cuyas disposiciones varían drásticamente según variables geográficas y socioculturales.
Cristian Araos. /Psicólogo especialista en Psicología Jurídica Forense y Ciencias del Comportamiento Aplicadas.http://cristianaraos.com/2011/02/25/psicopatia-psicopatologia-y-conducta-criminal-diferencia-entre-psicopata-sociopata-neuropata-y-psicotico-psicologia-forense-aplicada/

 

 

Un ejemplo de este argumento está presente en los estudios que hicieron Achenbach y Edelbrock (1981) quienes observaron altos índices (desde un 20-50 por 100%) de conductas antisociales específicas en niños/adolescentes/ jóvenes de 4 a 16 años, tales como: destrucción y desobediencia en el hogar no obstante la comparecencia de estos rasgos de conductas, son común en las etapas de desarrollo normal.

 Según Kazdin & Buela-Casal en su estudio, se encuentran evidencias primordiales que son de guía para poder identificar algún trastorno clínico en la personalidad del individuo, una de estas es la frecuencia e intensidad de conductas. También, en las acciones antisociales hay conductas de “baja frecuencia y alta intensidad” (Kazdin, Alan E. & Buela-Casal, Gualberto, 1994), determinadas por el alto alcance del producto de tal conducta que la frecuencia de la conducta durante el desarrollo normal en el individuo (ej.: niño)

Otra de las características que se observa es la repetición, la longanimidad y magnitud de la conducta en el individuo, siendo (según los estudios realizados por los autores mencionados) una guía para poder definir niveles de la conducta antisocial. Como ejemplo tenemos la conducta de aislamiento, esta conducta puede que no llame la atención a externos, pero su tiempo, es decir, su extensión si conlleva un alto valor. 

Causas Se estima que este trastorno es causado por una variedad de factores. Muchos son de índole genético, pero también tiene mucha importancia el entorno de la persona, especialmente el de los familiares directos, en su posterior desarrollo. Los investigadores también consideran que existen factores biológicos que pueden contribuir en su progreso. La manifestación de procesos químicos anormales en el sistema nervioso y posibles daños en las partes del cerebro que atañen a la toma de decisiones pueden llegar a despertar un comportamiento impulsivo y agresivo. Otra de las causas de TPA ( Trastorno antisocial de la personalidad) puede ser el abuso de estupefacientes (drogodependencia)

Síntomas y Síndrome antisocial

 

Si bien la socio-patía es más común entre los hombres que en las mujeres, no existen barreras de ninguna clase para padecerlo. Pero para ser diagnosticado, la persona debe tener al menos  18 años de edad, aunque por lo menos desde los 15 años o menos 9-11 ya puede presentar algunos síntomas para que el trastorno sea dictaminado con precisión.

Entre las características más comunes del TPA se encuentran:

a)       la ausencia de empatía y remordimiento,

b)       una visión de la autoestima distorsionada,

c)       una constante búsqueda de nuevas sensaciones (que pueden llegar a extremos insólitos),

d)       la deshumanización de la víctima o

e)       la falta de preocupación a las consecuencias.

El egocentrismo, la megalomanía, la falta de responsabilidad, la extroversión, el exceso de hedonismo, altos niveles de impulsividad, o la motivación por experimentar sensaciones de control y poder también son muy comunes.

Este tipo de trastorno no se relaciona con ataques de pánico o con esquizofrenia ¡Ojo!

Dentro de los síntomas comunes que pueden prevalecer en la conducta antisocial, se encuentra:

 el síndrome de aislamiento: este síndrome es también nombrado como huida o evitación,  caracterizado por su peculiaridad de aislamiento, pero se manifiesta como una tendencia a evadir o evitar relaciones y/o contacto con las exigencias sociales; esta conducta consta de lo reservado y lo introvertido que puede ser un individuo dentro de la misma sociedad y quienes les rodean. Según los estudios realizados, estos individuos sufren la crítica, el rechazo, o desprecio de la sociedad, por tanto por medio de esa incomodidad utilizan un método de defensa para evitar esas dificultades, precisamente enfrentan problemas para las relaciones interpersonales.

Como es descrito en estos estudios de la conducta, estos individuos enfrentan una lucha constante para salir de sí mismos y expandirse a las relaciones sociales. Esta conducta no solamente se caracteriza de una negación total a las relaciones interpersonales de los individuos, sino que por su constante lucha de salir de sí mismos, ellos realmente tienen un deseo de poder lograr dichas relaciones, estas relaciones solo se dan con personas con las que ellos sientan empatía. Esta lucha entre el deseo y el temor ocasionan en estos individuos una frustración hasta sentirse fracasados. Por tanto, esta frustración puede traer consigo el refugio en la fantasía como la introversión.

Según Quintana, Guillermo (1996) utiliza a Millon como recurso a la identificación de los diferentes tipos de evitación en la conducta. Asimismo, Quintana (1996) parte con la premisa que de acuerdo a Millon hay dos clases principales de evitación, ellas son:

  • la evitación social activa y
  • la evitación social pasiva.
  1. La activa se define por el temor de ser rechazado y será alto el índice de evitación, esto es por la desconfianza en sí mismo, o sea un aislamiento forzado por inseguridad.
  2. La pasiva es descripta por incapacidades emocionales; por tanto, el mecanismo de defensa de estos individuos es aferrarse a un mundo de fantasías y a su propia fantasía interpersonal.

 Factores influyentes a la conducta antisocial en niños y adolescentes

Durante la etapa de desarrollo las tendencias que pueden reflejarse tienden a ser de evitación o aislamiento, y no extensas.

Cuando estas etapas de conductas dejan de ser parte del desarrollo, la situación se agrava.

Estas conductas afectan al manejo y funcionamiento del niño, como resultados, cuando se muestran en otros (padres, maestros, etc.) esta situación amerita la participación de evaluaciones clínicas.

Por consiguiente, se encuentran factores ciertos y primarios de los trastornos de conducta que redundarán como influyentes en la conducta social de niños y adolescentes.

Tales factores principales son:

  • el contexto familiar,
  • las condiciones ambientales y
  • los medios tecnológicos como factores que pueden ser de influencia a un alto índice en la conducta antisocial

 

 

 

Comenzando con :

  1. el contexto familiar en los niños, según los estudios, la conducta antisocial está relacionada con el comportamiento de los padres de este niño o joven. Este comportamiento puede estar sujeto a alguna conducta delictiva y alcoholismo del padre como también la infidelidad y/o conflictos personales entre la relación.

 

  1. Como segundo argumento las condiciones ambientales o contexto en el        hogar de ese niño son papel de riesgo para una conducta antisocial mayor en el trastorno, esto se le incluirá las relaciones que tienen ellos con sus padres.

 

C. Como último factor se tiene a los medios tecnológicos como factores de   riesgos en el niño. Dentro de los medios tecnológicos se tiene al internet, teléfono móvil-celular,redes sociales y videojuegos, según los estudios de varios científicos, y mediante investigaciones realizadas, constituyeron a los medios tecnológicos como posibles generadores  de los comportamientos que se producen en adolescentes y niños, llevándolos a aislarse por medio del uso excesivo de los mismos trayendo una gravedad en el asunto antisocial.

 

 

TRATAMIENTO

 

Las personas con trastorno de personalidad antisocial no logran admitir que están frente a un problema que debe ser tratado (egosintonía ). Es por ello que es fundamental que exista un estímulo externo que les permita aceptar dicha condición. Puede venir desde la propia familia como también desde la justicia,:vía equipos multi-disciplinares: Servicios Sociales-/Inter-consultas: médicas-psicológicas- neurológicas-psiquiátricas que le ordene un tratamiento en vistas de los problemas que le puede acarrear.

Este trastorno puede agravarse, en algunos casos, especialmente cuando la persona a tratar tiene como hábito el consumo de drogas.

Muchos tipos de terapia pueden colaborar a sobrellevar de mejor modo la enfermedad.

  • La terapia grupal puede ser clave para hacer entender a la persona que puede interactuar con los demás sin necesidad de violencia o desprecio.
  • La terapia de comportamiento cognitivo y
  • la terapia de modificación pueden contribuir a alterar los patrones problemáticos de pensamiento que el tratado posee y a estimular los comportamientos positivos en sociedad.

Dentro de la órbita psiquiátrica, los medicamentos se usan para combatir síntomas específicos, como la agresividad y la irritabilidad.

Los fármacos conocidos como “antipsicóticos” han demostrado tener éxito en el tratamiento del trastorno.

Si bien se presupone que el TPA es una enfermedad crónica, algunos síntomas -especialmente el comportamiento agresivo- pueden ir disminuyendo con lentitud con el paso del tiempo y un tratamiento adecuado y controlado.

 

 

Bibliografía  de contacto:

 

Leer más: 

http://www.monografias.com/trabajos74/antisocial-psicopata-sociopata-uno/antisocial-psicopata-sociopata-uno2.shtml#ixzz2XLMZKMG0

 

Cristian Araos. /Psicólogo especialista en Psicología Jurídica Forense y Ciencias del Comportamiento Aplicadas.
http://cristianaraos.com/2011/02/25/psicopatia-psicopatologia-y-conducta-criminal-diferencia-entre-psicopata-sociopata-neuropata-y-psicotico-psicologia-forense-aplicada/
 
 Trabajo de búsqueda sobre el tema: M.C.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s